Mi cuenta
    Rápidos y furiosos 9
    Críticas
    2,0
    Pasable
    Rápidos y furiosos 9

    Segura, pero obsoleta

    por Rubén Peralta Rigaud

    Han pasado cuatro años desde la última vez que vimos a Dominic Toretto (Vin Diesel) y su equipo. Después de los rumores de enfrentamientos en el set entre miembros del elenco, spin-offs y la pandemia de COVID-19, los fanáticos no estaban seguros de cuándo volveríamos a ver a la pandilla en la pantalla grande. A pesar de un breve retraso, por fin estamos ante la más reciente de la franquicia con Rápidos y furiosos 9.

    Dirigida por Justin Lin, Rápidos y furiosos 9 alcanza a Dom Toretto varios años después de los eventos de la película anterior. Sabiendo que finalmente se estableció con su esposa Letty (Michelle Rodríguez) y su hijo pequeño Brian, la tripulación se reúne con la hermana de Dom, Mia (Jordana Brewster) y el viejo amigo Han (Sung Kang) para detener a su enemigo más desafiante hasta ahora: Jakob (John Cena), el hermano de Mia y Dom.


     



    Si pudiéramos embotellar lo ridículo, las películas de la franquicia Rápidos y furiosos se desbordarían del contenedor más grande posible. Incluso con todas las tramas ridículas, escenas de acción escandalosas y escenarios imposibles metidos en las populares películas durante los últimos 20 años, ninguno se acerca al absurdo de Rápidos y furiosos 9, también conocida como lo que Internet ha llamado en broma Rápidos y furiosos en el espacio. Este viaje salvaje presenta el impecable trabajo de acrobacias y la conducción que esperas de las películas de la saga, así como los personajes ahora icónicos con los que muchos fanáticos se han unido, pero aquí Dom, Letty, Roman (Tyrese Gibson), Tej (Ludacris), Mia y el resto de la tripulación destacan por desafiar todas las leyes de la gravedad, la física y la lógica.

    Rápidos y furiosos 9 es más una película de superhéroe que una de acción directa con autos de alta velocidad. Hay una trama inútil e increíble sobre un asesino habilidoso (Jakob) que está robando un dispositivo gubernamental de alto secreto para controlar una transmisión satelital que básicamente le da el poder de gobernar el mundo, y de alguna manera Dom y sus amigos son contactados de forma encubierta para detener el malvado complot. Nunca entenderás el porqué, pero al final no importa si ya pagaste tu entrada.

    Las cosas van de inverosímiles a francamente risibles, comenzando con la idea de que estos conductores inteligentes de la calle serían tan hábiles como los soldados paramilitares altamente entrenados a los que se enfrentan. La historia juega como un filme de James Bond, con nuestros multiculturales agentes secretos convirtiéndose en los salvadores anónimos del mundo, trabajando juntos para defendernos a todos. Ahora son héroes de acción, no corredores de autos, todavía conducen todo tipo de vehículos con velocidad y precisión, pero también son mejores tiros que el cien por cien de los villanos de operaciones encubiertas que encuentran.


     



    La familia juega un papel importante en esta película, tanto como lo hace en entregas anteriores, y parte de la historia se cuenta a través de flashbacks cuando Dom era un adolescente a fines de la década de 1980. Esto ofrece una cálida nostalgia y forja una conexión más profunda al dar un vistazo a la historia de fondo del líder de la franquicia. Los buenos personajes siempre han sido un elemento importante de lo que hace que estas películas funcionen, y Rápidos y furiosos 9 se basa en gran medida en la historia y el afecto de la audiencia por el clan Toretto. A los fanáticos les encantarán especialmente los cameos de películas anteriores (no leas ningún spoiler si puedes evitarlo).

    Rápidos y furiosos 9 destaca la importancia de la familia de Dom al depender en gran medida por los flashbacks granulados que involucran a su difunto padre y la complicada relación con Jakob, lo que hace que este último se vuelva resentido y celoso. Esta narrativa se siente demasiado indulgente a veces y pone a Dom en un pedestal más alto como protagonista, pero con Diesel aparentemente como único involucrado emocionalmente en la película. En el desarrollo del personaje, este permanece frustradamente cerrado a menos que esté conduciendo. De hecho, la mayoría de la cinta, ya sea la duda de los héroes sobre su misión o la personalidad inquebrantable de "tipo duro" de Cena, tiene esta fachada de piedra que no solo restringe su resonancia con el público, sino que presenta una monotonía que no deberíamos ver. Es lo que esperaba después de ocho películas. Junto con antagonistas poco creativos como el hermano amargado y resentido, Jakob y el financista playboy Otto (Thue Ersted Rasmussen), Lin y el coguionista Daniel Casey no están pensando exactamente fuera de la caja.


     



    Rápidos y furiosos 9 intenta aumentar el centro de atención sobre las integrantes femeninas del conjunto con Rodríguez, Brewster, Emmanuel y la recién llegada Anna Sawai realizando acrobacias, así como una fugaz Helen Mirren con clase detrás del volante. Incluso la amargura subyacente de la antagonista 'de apoyo' Cipher (Charlize Theron) demuestra que su naturaleza manipuladora no ha disminuido desde Rápidos y furiosos 8. A pesar de que se involucran en la acción, las mujeres continúan siendo pasadas por alto en las apuestas de héroe y siguen siendo compinches de sus homólogos masculinos, lo que es exasperante después de ocho películas.

    El director Justin Lin, que está nuevamente al mando, es un virtuoso de la acción exagerada. Hay piezas ingeniosas, como correr por las concurridas calles de Londres en un camión magnético que atrae todos los objetos metálicos a lo largo de la ruta, y algo muy divertido con un Pontiac Fiero propulsado por cohetes que termina en otra estratosfera de tonterías. La mejor parte de Rápidos y furiosos 9 es que la película y los personajes reconocen abiertamente lo absurdo que es todo. Aparte de los obvios guiños a la audiencia, el proyecto en sí y todos los involucrados abrazan por completo la locura, que anima a los espectadores a hacer lo mismo.


     



    Dejando a un lado el guion y la trama, toda la imaginación detrás de Rápidos y furiosos 9 se vierte en las acrobacias, que parecen reemplazar las persecuciones en la carretera con persecuciones en múltiples terrenos, que involucran ataduras imposibles o electroimanes de alta resistencia, varían entre lo satisfactorio y lo absurdo, por lo que, si bien la película puede no ganar ningún premio dramático, continúa ofreciendo acción y entretenimiento.

    Con su trama familiar, un tiempo de ejecución demasiado largo y un desarrollo mínimo del personaje, Rápidos y furiosos 9 se siente segura, pero obsoleta con sus locas acrobacias y, sí, cohetes. Eso sí, ofrece cierto grado de diversión.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top