Glass
Críticas
2,5
Regular
Glass

Corto intento de culminar la trilogía

por Octavio Alfaro

En el 2000 se estrenó una película que dejó a varios fascinados y que tenía como protagonista a un superhumano al que prácticamente nada le afectaba, era indestructible. También había un hombre de cristal que con cualquier cosa se fracturaba, por lo que la polaridad estaba dispuesta con cierta influencia de los cómics. Me refiero a El protegido, que fuera de ser una película individual, tuvo su secuela 16 años más tarde con Fragmentado, cuyo estelar era un hombre con distintas personalidades.

M. Night Shyamalan no pudo escoger un mejor momento para culminar la trilogía con Glass, y es que el tema de los superhéroes en la pantalla grande está de moda y posiblemente de ahí provenga parte de la inquietud de darle continuidad. En este largometraje los tres personajes se conocen y salen chispas del encuentro, porque individuos tan especiales no podían quedar distantes, así que de la mano de una psiquiatra que quiere llegar al fondo del asunto, tiene su reunión atípica.

¿Es un buen cierre?

Las dos películas anteriores han gozado de opiniones divididas, y es que digamos que pertenecen al grupo de superhéroes, pero mucho más terrenales; de esos personajes que tratan de apegarse mucho a la realidad con el objetivo de percibirse alcanzables. Es muy necesario haber visto las dos películas anteriores ya que de lo contrario terminarás por aburrirte por la importancia de las referencias a los sucesos pasados. De hecho, se desenmascara el origen de los personajes y por ende las pequeñas lagunas que quedaban sueltas son explicadas con lujo de detalle.




La historia se ubica en tiempo presente por lo que verás el paso natural del tiempo y eso le da una dosis de realidad, porque a pesar de ser personas con capacidades sobrehumanas, también les afecta algo tan común como los años transcurridos. El primer encuentro entre dos de los involucrados se da muy temprano, por lo que te emocionas en el arranque y hasta te alegra ver un cameo del director como lo ha hecho con anterioridad.

La pelea final es convincente a pesar de no tener grandes coreografías de acción. Desde las entregas anteriores sólo hay pequeñas dosis de batallas, y aquí se mantienen en la misma línea, así que no esperes algo tipo Atómica, Aquaman o John Wick. Te deja un tanto reflexivo sobre la realidad y tiene una sorpresa en la trama que te dejará con una sonrisa, ya que es planteada desde antes y no es un simple giro de tuercas para salir de la conclusión típica.

Tengo que resaltar que el trabajo de James McAvoy representando a cada integrante de la horda; es magnífico. Desde Fragmentado me había dejado con buen sabor de boca, pero aquí se supera. De Kevin, a La bestia, pasando por Dennis y Patricia, se mete en cada uno de los personajes y te contagia su vibra, se transforma por completo sin necesidad de elementos secundarios, sólo su expresión corporal y las cadencias de su voz.




Lo malo

Tarda demasiado en llegar al clímax, se enfoca por mucho tiempo en contar el origen y llenar huecos que pierde tu atención por varios momentos. Sólo estás pensando en el encuentro entre los tres protagonistas, pero se va alargando tanto la espera que terminas por ser impaciente. Hay escenas en las que el parloteo es mucho y también algunos personajes sobran en la trama, lo que no hace muy placentera la experiencia completa.

Tiene algunas inconsistencias notorias y que le resta cierta credibilidad a lo contado. Lo peor de esta parte, es que tienes que seguir la corriente porque no es cuestión de un instante, sino son inflexiones fundamentales en la historia. Otro punto en contra es que al ser una producción de bajo presupuesto dado que Blumhouse está detrás de ella, te sientes limitado en ciertos aspectos, como la falta locaciones y la espectacularidad. Definitivamente no es el tipo de temática que suele producir esta casa.

En pocas palabras

Glass no es el mejor cierre de la trilogía. Queda a deber en varios aspectos y carece en buena parte de un lado entretenido. Si bien el final logra componer de cierta manera el resto, un poco de menos explicaciones y más acciones (y no me refiero a peleas) hicieron falta.

Back to Top