La posesión de Mercy Black
Críticas
1,0
Muy mala
La posesión de Mercy Black

Miedo a la ligera

por Daniela Torres

La posesión de Mercy Black comienza con Marina Hess (Daniella Pineda) quien, tras haber entregado a una de sus compañeras de clase como intercambio para un conjuro (el cual, según la historia, convocaría a un fantasma que prometía quitar el dolor emocional e incluso curar a su madre), debe pasar los siguientes 15 años encerrada y bajo atención psiquiátrica, hasta que un día es liberada y regresa a vivir con su hermana y su sobrino.

Lo que ella no sabe es que, con el paso del tiempo y el auge del internet, el mito de Mercy Black ha cobrado más vida que nunca, dando como resultado varios crímenes de personas que imitan la historia. Conforme pasan los días ciertos eventos y apariciones suceden, Bryce (Miles Emmons) comienza a obsesionarse poco a poco con saber más al respecto de lo sucedido con su tía y que tuvo que ver con el fantasma.


 



A pesar de que La posesión de Mercy Black solamente dura 87 minutos, hay ciertos puntos en los que se llega a sentir algo tediosa y esto se debe a que en varias ocasiones estamos a punto de ver a ese ser tan temido, sin embargo, dejan en suspenso y cuando lo hacen el interés se ha perdido. Por otra parte, desde el inicio se plantea a Mercy Black como lo peor que le podría pasar a una persona en caso de lograr invocarla, pero sus apariciones nos convencen del todo y esto se debe a que cuando empieza a ver de lo que es capaz, rápidamente la trama da un giro.

De hecho, aunque sí hay momentos en los que la película podría llegar a dar miedo, esto cambia en cuestión de segundos y termina en simples sustos que sólo te hacen brincar, dejando esas ganas de ser realmente espantado. Evidentemente la película contaba con un presupuesto bastante limitado y se nota en varios pasajes.

Back to Top