Mi cuenta
    Retratos, retos y recapitulación del FICG 2019
    Por Carlos Gómez Iniesta (@ciniesta) — 20 mar. 2019 a las 16:31

    Una nueva dirección, cinematografías latinoamericanas pujantes, momentos emotivos. Todo eso fue la edición 34 del festival de cine más longevo de nuestro país.

    Souvenir
    15. Souvenir +
    Yuriria del Valle, el director Armond Cohen, Flavio MedinaPaulina Gaitan y Marco Pérez juntos en un ensamble único. ¡Vaya final que tiene Souvenir!
    Lee más

    Ahora sí, con el Conjunto de Artes Escenicas completamente operacional y ahora rebautizado como Conjunto Santander, se realizó la edición 34 del Festival Internacional de Cine de Guadalajara del 8 al 15 de marzo. Es el primero bajo la dirección general de Estrella Araiza quien tomó la estafeta después de las siete ediciones encabezadas por Iván Trujillo (a quien ella canaliza las felicitaciones del presente evento). A Iván tampoco le tocaron tiempos suaves durante su gestión. Entre episodios de inseguridad, recortes, un cambio de gobierno federal y otro estatal, la cosa pintaba difícil. A él le tocó la salida de la vistosa Expo Guadalajara –donde se llevó a cabo por dos años– y no faltó quien calificó esta medida como un retroceso al ver que el certámen se desperdigaba por toda la ciudad. 

    Pero antes de que Iván se despidiera, el FICG 33 se volvió a realizar en una sede expresamente hecha para las artes y sobre todo, hecha para el cine. Es cierto, aún no estaba terminada la cineteca con sus cinco salas, pero sí los auditorios de usos múltiples y la pantalla al aire libre. Un año después, podemos decir que son las mejores instalaciones que se han tenido para este propósito. Y aunque uno llegara con el máximo entusiasmo al FICG 34, era imposible asistir a todas las actividades de las que se quería ser parte. Entre las conferencias de prensa, las funciones, las master class, los retratos y los saludos, uno tenía que ser selectivo. Y ni así se quitaba el temor de perderse alguna de las primeras veces de esta edición: Como el estrenó de la categoría a Mejor largometraje internacional animado con todo y los nueve películas de las selección. También había que ver la cara de los primeros jovenes talentos premiados con la Beca Jenkins-Del Toro frente al importantísimo jurado presidido por el mismo Guillermo. Y claro que había que platicar con el texano John Lee Hancock, director de Emboscada final, que, controversias aparte, se convertía en la primer película producida por Netflix que clausuraría el festival. 

    Edgar Durán/ SensaCine México
    Blanca Guerra recibió el Mayahuel de Plata de manos de Eugenio Caballero.
    El foro cinematográfico de iberoamerica

    Varias cintas provenientes de Berlín, Sundance, Rotterdam, Cine Global Dominicano o South by Southwest y aún no hay otro festival en nuestro país que nos dé un panorama similar del cine iberoamericano actual. Fue esencial atestiguar el regreso de cineastas que el mismo FICG ha ayudado a impulsar como José Valle quien en 2013 ganara el Premio Mezcal a Mejor largometraje de ficción con Workers y ahora presentó Yo necesito amor que se llevaría dos premios en la misma sección. O Sebastián del Amo, quien aquí estrenó El fantástico mundo de Juan Orol en 2012 llevándose el premio a Mejor ópera prima y en 2014 haría lo propio con Cantinflas, un lustro antes de que en México conocieran a Óscar Jaenada sólo por su "Coño Micky". Ahora Sebastián llegó con El complot mongol, una de las cintas nacionales más esperadas que, sin embargo, se fue con las manos vacías. Otro caso icónico en la competencia es Jayro Bustamante que en 2015 ganó Mejor película iberoamericana y Mejor director con la hermosa Ixcanul, para cuatro años más tarde regresar con su segundo largometraje, Temblores que se llevó Mejor fotografía iberoamericana (yo digo que daba para más). Aquí la prueba de que se está cumpliendo una de las funciones esenciales de la creación del festival: apoyar la continiuidad de los cineastas. 

    ¿Qué otras lecciones aprendimos de la competencia oficial? Que Uruguay y Guatemala tienen una cinematografía pujante y sumamente interesante. Sólo con ver las ganadoras del país gaucho Los tiburones de Lucía Garibaldi y el corto Bodas de Oro de Lorenzo Tocco se comprueba. Por Centroamérica hay que repasar la mencionada Temblores, el documental La asfixia de Ana Isabel Bustamante y las historias de una treintena de artistas que componían la delegación guatemalteca en México. 

    Carlos Gómez Iniesta / SensaCine México
    Peter Fonda alza el Mayahuel Internacional en la master class con Diego Luna.

    Más momentos únicos: Chile, país invitado, ganador del Oscar un año antes que nosotros, dio una gran muestra de sus autores y de las cintas que lamentablemente no llegarán a nuestro país (como Dry Martina). Hubo episodios inigualables como el fuerte discurso de Blanca Guerra al recibir el Mayahuel de Plata en la inauguración; Peter Fonda al borde de las lágrimas al reconocerse como un sobreviviente de Hollywood; el genuino interés de los jóvenes por la master class de Vittorio Storaro o la de Eugenio Caballero que, modestia aparte, tuve la fortuna de moderar; incluso ver a los chavorucos  mexicanos coreando éxitos de Parchis cuando llegó la alineación original a presentar su documental (confirmado: no hay reencuentro. Lo siento); o celebrar a la decena de mujeres que ganaron en las principales categorías.  (Para más instantes irrepeteibles, vean la galería de retratos que hicimos al inicio de la nota). 

    Cuando el presidente del patronato del FICG, Lic. Raúl Padilla,  anunció que en esta edición se había superado la asistencia a comparación del 2018, se le olvidó agregar algo: Con 151 mil personas no sólo se supera al FICG 33, sino que es la máxima convocatoria que se ha tenido en la última década. Es más, me atrevería a decir que es el máximo histórico, duplicando o triplicando a otros festivales importantes del país. Con todo esto, el escenario está puesto para seguir construyendo en bases firmes. Ahí está la inigualable cinematografía iberoamericana y los artistas que la hacen (vale la pena recordar las palabras de la directora Arantxa Echeverría al ganar como Mejor ópera prima por Carmen y Lola: "Aquí he visto mucho cine latinoamericano que por desgracia en España no lo podemos ver y digo: 'Lo que tenemos aquí es mucho más potente que en Europa. Europa es aburrida y vosotros teneís algo de verdad. En serio, lo digo de corazón'." Queda el alivio que aquí, durante esta semana, nuestras cinematografías se valoran lo suficiente. 

    Así confirmamos que el último elemento de la cadena, el público, crece y está interesado. Siendo así, el reto es bueno para el festival y para Estrella Araiza, la décima capitana que tiene este festín cinematográfico a lo largo de su historia. Los icónicos 35 años se acercan y serán todos de ella y su equipo. ¡Pues vamos por muchos más!

    -----------

    Agradecimientos:

    · FICG: Estrella Araiza, Victor Magaña, Fernando García, Marco Islas, Angélica Lares

    · BoConcept México  ¡Gracias Diana Alarcón

    · Sony BeAlpha 

    facebook Tweet
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top