Mi cuenta
    Todo sobre los Ricardo
    Críticas
    3,0
    Entretenida
    Todo sobre los Ricardo

    En la vida como en el cine, menos es más

    por Rubén Peralta Rigaud

    La I (Yo) del título de la serie de televisión I Love Lucy (Yo amo a Lucy) puede ponerse sin problemas en plural, porque Lucille Ball, que creó a la ingeniosa ama de casa Lucy Ricardo en 1951 y encarnó al personaje en varias series hasta 1968, es una de las actrices favoritas del público en la historia de la televisión estadounidense, y la reina absoluta de la televisión en Estados Unidos. El productor ejecutivo de la primera sitcom de la historia fue el marido de Ball, de origen cubano, Desi Arnaz, que también aparecía como Ricky Ricardo, el marido de Lucy. Desi y Lucille fundaron Desilu Productions en 1950, y a partir de 1954 filmaron en los nuevos estudios Desilu, ante el público y con tres cámaras de cine, un proceso innovador en la época. El material de alta calidad no sólo se emitió en la CBS, sino que se revendió a otras emisoras.


    Aaron Sorkin, creador de la serie El ala oeste y premiado guionista de la película de David Fincher La red social sobre Mark Zuckerberg, cuenta la historia del matrimonio desigual en crisis con las estrellas Nicole KidmanJavier Bardem en Todo sobre los Ricardo. Ball sueña con un matrimonio, Arnaz pasa el rato en Hollywood. No es una invención del autor Sorkin, sino que corresponde a los hechos históricos que la serie surgió, entre otras cosas, por el deseo de Lucille Ball de salvar su relación. Los flashbacks insinúan su arduo camino como aspirante a actriz, describen cómo es expulsada del estudio RKO y, tras su sensacional éxito en el programa de radio Mi marido favorito, aprovecha la oportunidad de desarrollar su papel de esposa algo loca en la televisión. Se juega mucho cuando insiste en que Arnaz sea su compañero ante los poderes de la CBS, y gana.


     




    Being the Ricardos se desarrolla principalmente durante una semana de trabajo en la que se desarrolla un episodio de I Love Lucy, se ensaya y finalmente se graba el viernes en los estudios Desilu. Estamos en la era McCarthy, y Ball se enfrenta a un artículo de un periódico que la tacha de comunista. De hecho, la actriz había sido interrogada por el Comité de Actividades Antiamericanas en 1953, varios años antes en comparación con la trama de la película.


    Los lunes, Lucille, Desi, sus coprotagonistas y el equipo se ven sorprendidos por el titular que podría costarles el trabajo. Sólo cuatro días después, Ball es exonerada en una llamada telefónica tan espectacular como inverosímil: Arnaz consigue que el jefe del FBI, J. Edgar Hoover, se ponga personalmente al teléfono y pronuncie sus redentoras palabras, "está limpia", ante el público en directo justo antes del espectáculo.




    Otro acontecimiento se convierte en un problema, especialmente para los jefes: su estrella está esperando un hijo, pero su embarazo real no puede salir al aire bajo ninguna circunstancia. La pregunta más enfática de un ejecutivo de la CBS es cuántos por ciento de los nueve meses ya tiene. La rápida respuesta de Ball: "Me tiré a mi marido hace 12 semanas". No nos enteramos de cómo se resuelve el "problema". La verdadera Lucille Ball apareció en el programa como mujer embarazada y con su propio bebé, en el episodio de enero de 1953 Lucy Goes to the Hospital.



    Está bien que Sorkin sitúe el episodio de McCarthy y el embarazo a finales de los años 50; su adhesión a un periodo de tiempo corto, dividido en cinco actos en los que se agolpan algunas improbabilidades, es ya más difícil de comprender. El motivo por el que tres ancianos guionistas de la serie histórica tienen que interferir como cabezas parlantes -una actriz y dos actores recitan tonos ensayados que suenan artificiosos- es el hueso más duro de roer de esta producción dramáticamente desigual.




    Por lo demás, no hay mucho de qué quejarse en el conjunto, lo que también se aplica a las versiones más jóvenes del equipo de guionistas, encarnadas en la historia principal por Tony Hale, Jake Lacy y Alia ShawkatJ.K. Simmons interpreta a William Frawley, el anciano con problemas de alcoholismo de la serie, que en ella da un amistoso vecino a los Ricardos, Fred Mertz. La maravillosa Nina Arianda -recordada vivamente como la presumida esposa de Stan Laurel en Stan & Ollie- parece algo decepcionante como la actriz secundaria Vivian Vance, alias Ethel Mertz. 


    Al final, el encuentro con los Ricardos mereció la pena sobre todo porque Aaron Sorkin recrea cuidadosamente el proceso de creación de un episodio de comedia de situación. Es una lástima que el director torpedee este enfoque al tratar de meter demasiados conocimientos de fondo en un periodo de la trama de sólo una semana. Menos, es más, incluso en el cine, como demostró hace diez años Mi semana con Marilyn, de estructura similar.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top