Mi cuenta
    ¿Así o con más clichés? Estos son los peores momentos en la temporada dos de 'Emily in Paris'
    29 dic. 2021 a las 14:00
    Uriel Linares
    Uriel Linares
    -Jefe de información y fotógrafo
    Periodista y fotógrafo mexicano. Mi padre me enseñó a apreciar el cine de autor y clásicos de Hollywood, y mi madre me introdujo al mundo del terror, la ciencia ficción y la Época de Oro del cine mexicano.

    ¡Claro que maratoneamos 'Emily in Paris'! Es imposible resistirse al carisma de Lily Collins, pero también debemos aceptar que la serie creada por Darren Star está repleta de clichés, algunos más soportables que otros, ¡aquí un recuento de todos!

    Emily in Paris es, por mucho, una de las series originales de Netflix más populares del momento. Y lo entendemos a la perfección, Lily Collins ha logrado cautivar nuestros corazones seriéfilos como la simpática Emily Cooper, una joven de Chicago que comenzó una nueva vida en París gracias a su trabajo en una compañía de marketing. Aunque maratoneamos como se debe esta serie, creada por Darren Star, también debemos admitir que su historia está repleta de clichés de toda clase.

    Y hasta cierto punto, era de esperarse, ya que es un programa ligero que habla de dramas amorosos con divertidas situaciones. Ahora, ponte cómodo porque vamos a dar un repaso por los peores momentos de la segunda temporada, porque sí, después de tantos clichés, nuestra paciencia comenzó a agotarse.

    Emily en París
    Emily en París
    Fecha de estreno 2 de octubre de 2020 | mins
    Series : Emily en París
    Con Lily Collins, Philippine Leroy-Beaulieu, Lucas Bravo, Ashley Park, Lucas Bravo
    Usuarios
    3,0
    Streaming

    Cero discreción

    En el primer episodio de la segunda temporada, Emily (Lily Collins) se alistaba para partir en tren rumbo a Saint-Tropez, en plan romántico con Mathieu (Charles Martins). Casualmente, recibe una llamada de Gabriel (Lucas Bravo) y, en ese instante, decide confesar (casi a gritos) que sigue pensando en la noche que pasaron juntos. Y para colmo, con la puerta abierta, lista para recibir a Mathieu... demasiados clichés a la vez.

    Amiga + alcohol = ¿arrepentimiento?

    Durante los primeros episodios de la segunda temporada de Emily in Paris, la protagonista se la pasa evitando que Camile (Camille Razat) se entere sobre cómo se involucró con Gabriel (Lucas Bravo); por ello, accede a que pasen un fin de semana juntas en Saint-Tropez, donde Camile coquetea con un sujeto, se pierde en alcohol, baila hasta el cansancio y termina llamándole a Emily para que pase a recogerla porque… sigue enamorada de Gabriel. ¿Cuántas veces hemos visto el mismo planteamiento? Honestamente, ya dejamos de contar.

    Clásico: descubre que siempre fue tu mejor amiga

    ¿Cómo arruinar el cumpleaños de la protagonista? Paso uno: beber champaña, paso dos: decir frente a todos los invitados que siempre fue una mentirosa y que pasó una noche con tu ex. El cliché más básico de todos lo vimos en el tercer episodio de la segunda temporada de Emily in Paris.

    Encuentro incómodo

    No es que no pase, pero uno de los momentos más predecibles de la segunda temporada de Emily in Paris sucedió en el quinto episodio, cuando Gabriel (Lucas Bravo) asistió a una reunión de negocios en las oficinas de Savoir. Y claro que sí, Camile (Camille Razat) también fue el mismo día y casi a la misma hora. Una confrontación incómoda con Emily (Lily Collins) en medio, ¿por qué no?

    Un plan maestro contra Emily

    Pero claro que Emily (Lily Collins) se convertiría en el enemigo para Camile (Camille Razat) y su madre, quien dice que creará un plan para volver a reunir a su hija con Gabriel (Lucas Bravo). Siempre hay un plan por desamor. Aunque, en este caso pareciera que, o no fue tan brillante o, simplemente, nunca funcionó ya que el chef rompecorazones pasó unos días en casa de Camile, debido a la sangrienta herida que sufrió su padre. Y dudamos que esto fuera parte del plan.

    ¿Amor o necedad?

    Para la mitad de la segunda temporada de Emily in Paris, la protagonista aún sabía que su estancia en París sería por un año. Además, había lastimado a Camile (Camille Razat) tras acostarse con Gabriel (Lucas Bravo). Por ello, decidió alejarse de estos conflictos amorosos, ¿para qué agregar más drama? ¡Cómo no! En cuanto pasó un momento a solas con su chef, los besos aparecieron por todos lados, ¿entonces? ¿Así o más cliché?.

    Amor musical

    Si enlistáramos las mil maneras de enamorarse según las películas y series, estar en una banda musical y terminar haciendo match sería una de las principales. Claro que el amor puede nacer del arte, por ello este cliché debía estar sí o sí en los nuevos episodios de Emily in Paris. El claro ejemplo es Mindy (Ashley Park) y Benoît (Kevin Dias).

    El seductor británico

    A estas alturas del partido, nos queda claro que el corazón de Emily (Lily Collins) es quien toma las decisiones, por ello comienza otra relación, esta vez con Alfie (Lucien Laviscount), un joven británico al que conoce en su clase de francés. Desde el nombre es cliché, haciendo referencia al perfil seductor de un hombre inglés, incluso hemos visto esta representación con Michael Caine y Jude Law; siempre viste elegante, además sus acciones como un tipo seguro, bebedor y amante del futbol, claro, todo de un molde.

    Los dos candidatos se llevan bien

    Otro de los recursos más habituales en comedias románticas junta a los dos candidatos de una chica, quienes, casualmente, terminan llevándose bien. Y por supuesto que esto sucedió en Emily in Paris, cuando Alfie (Lucien Laviscount) comienza a frecuentar el restaurante de Gabriel (Lucas Bravo), donde ven juntos un partido de futbol e, incluso, cenan los tres. Por supuesto, siempre vemos a Emily incómoda. Esto nos recuerda la misma escena en Viviendo con mi ex, cuando una de las citas de Brooke (Jennifer Aniston) incluso termina jugando partidos de Madden con su ex, Gary (Vince Vaughn).

    Al final, cuando se decide, ya no se puede

    Que siempre ya no… Toda la temporada muestra a Emily (Lily Collins) luchando contra sus deseos de estar junto a Gabriel (Lucas Bravo) y, cuando por fin se decide a declarar su amor y luchar por esa relación, toca la puerta de su también vecino, abre, lo mira a los ojos y cuando está a nada, ¡resulta que el chef regresó con Camile (Camille Razat)! Por mucho, el cliché de los clichés. Y claro, al final de la serie, la protagonista se queda pensativa, mirando al horizonte mientras anochece. Clásico.

    facebook Tweet
    Te puede interesar
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top