FICM 2019: El nuevo movimiento de cine de Monterrey es real
Por Carlos Gómez Iniesta — 15/10/2019 a las 11:58
facebook Tweet

Aunque tiene uno de los menores porcentajes de producción en México, los directores están sacando la casta por Nuevo León. Prepárense para el Desquite Regio...

Se ha recibido con gran entusiasmo la inclusión de tres cineastas nacidos en Monterrey en la competencia de largometraje de ficción mexicano del 17vo Festival Internacional de Cine de Morelia. No es para menos. Por extraño que parezca, han participado más directores nacidos en el extranjero que oriundos de Nuevo León, uno de los estados más desarrollados del país. Por fortuna, este año regresa Andrés Clariond con Territorio y son parte de la categoría por primera vez Carlos Lenin de La paloma y el lobo y Sebastián Padilla de Muerte al verano.

En 2007, quinta edición del festival, se inauguró esta trascendental sección. En una feliz coincidencia, dos cineastas nacidos en aquellos lugares se estrenaron junto con la selección: René U. Villarreal de Cumbia callera Israel Cárdenas que codirigó Cochochi con Laura Amelia Guzmán (de República Dominicana). Ninguno de las dos filmes se llevó premio, pero sí que tuvieron un buen recorrido después de su paso por Morelia. Tuvieron que pasar siete años para que volviera a haber neoleoneses compitiendo en ficción: En ese 2014, Israel Cárdenas regresó codirigiendo Dólares de arena y por primera vez entró Andrés Clariond gracias a Hilda. Y ahora sí, el primero se llevó una mención especial y el segundo el premio a Mejor actriz para Verónica Langer. Ellos dos son los cineastas del estado que más veces han concursado. Los números son fríos: En doce ediciones, sólo cinco de Nuevo León han aparecido en esta sección. De esos cinco, ¡tres están este año!...  Como ya lo vimos, Andrés regesa este 2019 al certamen e Isreal ahora vive, exhibe y produce con éxito con su productora Aurora Dominicana, afincada en Santo Domingo. De hecho Sanctorum de Joshua Gil, que también participa este año, tiene apoyo de esta compañía. 

©️ Uriel Linares / SensaCine México
Andrés Clariond en las instalaciones de Bengala. Curiosamente uno de sus primeros trabajos fue el videoclip "Ejercicio #16" de Kinky, un grupo de la Avanzada Regia.

Monterrey en contexto

Según el Anuario Estadístico del Cine Mexicano 2018, Nuevo León representó sólo el 3% de la producción de largometrajes a comparación del 35% de la Ciudad de México donde han nacido la gran mayoría de los cineastas de la selección. Su porcentaje es menor que el de Jalisco, que el Estado de México, incluso es menos que el de Oaxaca, Yucatán y otros estados. En contraparte ocupa el cuarto lugar en asistencia a las salas y además tiene cuatro festivales con buena trayectoria (algunos de más de una década de vida). Si el interés ha existido ya desde hace tiempo, ¿qué ha pasado en estos últimos años para que haya un repunte artístico en su cinematografía? El mismo Clariond opina: “Pues en Monterrey hay mucho interés por el cine. Han abierto carreras que antes no había, hay carreras de cine que las dan las principales universidades. Monterrey tuvo un movimiento muy fuerte de música que se llamaba la “Avanzada Regia” famosa en los 90 –Kinky, Jumbo, Plastilina Mosh, Zurdok, etc–. Por ahí esto podría compararse a un renacer cinematográfico..."

Clariond junto con Gabriel Nuncio (Cumbres) crearon Bengala, la productora que ahora compite con cuatro largometrajes en diferentes categorías del FICM. “No es que los directores tengamos coincidencias temáticas ni nada, cada quien trae lo suyo –afirma Andrés. “Digo, yo soy un cineasta de Monterrey pero mis películas suceden acá en la Ciudad de México, aunque siempre le pongo un toque, siempre hay una mención a Monterrey eso sí”, remata orgulloso. En Hilda, por ejemplo, Verónica Langer amenzaba a Adriana Paz con llevarse a sus hijos a un orfanato de aquella ciudad y en Territorio, uno de los personajes proviene de la llamada Sultana del Norte.

La cinta participante en el Festival de Locarno, La paloma y el lobo, también está en competencia pero ésta fue producida por IMCINE y la ENAC (antes CUEC). El director Carlos Lenin, describe una poderosa razón de trabajar en su tierra: “Se filmó en Linares, Nuevo León que es el lugar en el que yo nací –a dos horas de la capital–. También hay un par de escenas en la ciudad de México, pero la geografía emocional de la película es el norte, es mi casa”. No tiene tan claro cuál es la causa del nuevo pulso cinematográfico pero no por eso es menos trascendental: “No sé que será. A mí me da mucha alegría que haya tantos compañeros regiomontanos neoloneses en la selección de Morelia este año. Me da mucha alegría, me da mucha esperanza en el sentido de que haya realizadores que desde su contexto específico se estén arriesgando y atreviendo a contar historias que de alguna u otra manera les pertenecen. Creo que eso es importante simple y sencillamente para agendar nuestro punto de vista dentro de la diversidad cinematográfica del país”.

Los trabajos como cortometrajista y como fotógrafo de Carlos Lenin se presentaron en ediciones anteriores del Festival de Morelia. Hoy llega con su primer largometraje.

El movimiento naciente

Janet Aguirre, directora ejecutiva del Festival Internacional de Monterrey y docente de la Universidad de Monterrey opina sobre las causales de este movimiento: "Sí hay ciertas políticas estatales, pero definitivamente no son recientes para el apoyo a la industria cinematográfica local. Yo creo que la razón de que haya tantos realizadores regiomontanos en Morelia es el trabajo –enfatiza–. Es el trabajo y el empeño que han puesto ellos y su equipo de producción para sacar estas películas".  

Lamentablemente, el tercer seleccionado, Sebastián Padilla, nunca estuvo disponible para profundizar sobre su ópera prima, Muerte al verano (cuyo still inicia el texto). Pero si a este trío le agregamos dos piezas en competencia más como los son el documental en Vaquero de mediodía del periodista Diego OsornoYa no estoy aquí de Fernando Frías –que sin ser regio decidió contar una historia enfocada en el importante Movimiento Colombia de aquella ciudad–, nos damos cuenta del poder de los artistas, las temáticas y el nivel de la técnica audiovisuales de la región. Se tiene que hablar y escribir mucho de ello. 

"Sí quisiera empezar a pensar que es un nuevo movimiento cinematográfico, pero eso lo dirán el tiempo y también la siguientes generaciones de cineastas", reflexiona Janeth. Si el nombre de la Avanzada Regia ya está ocupado por la música, a este nuevo movimiento podríamos llamarle el "Desquite Regio" por una razón: a pesar del poco apoyo institucional, a pesar de una ausencia larga en festivales célebres, a pesar de no estar tan representados en cartelera, aquí están un puñado de realizadores sacando la cara por el estado en uno de los eventos fílmicos esenciales del país. "Ojalá que esta ola no sea una que llega a la orilla, sino que lleguen más olas atrás con más cineastas", remata Aguirre. Estamos a punto de comprobarlo. 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

Adendum: 

– La opinión del autor Diego Osorno, socio de la importante casa productora Bengala y director del documental en competencia Vaquero de mediodía tiene otra interesante visión del porqué de este movimiento: 

"Monterrey es una ciudad muy golpeada, uno de los documentales más importantes de hoy en en día tiene que ver con Monterrey, Hasta los dientes. Olvídate las películas que traemos acá, Monterrey es una ciudad que tiene muchas adversidades en estos primeros 20 años y al ser una ciudad más importante o sea que tenía una importancia peculiar en la realidad nacional, esos golpes que ha tenido han provocado pues una preocupación a muchos niveles y la parte de la creación sin duda alguna. Sabemos que los periodos de violencia son los que generan mayor creatividad o sea el Renacimiento vino después de un periodo muy terrible y pues Monterrey", –recordamos juntos las frase de El tercer hombre: "En Italia, en 30 años de dominación de los Borgia, no hubo más que terror, guerras y matanzas, pero surgieron Miguel Ángel, Leonardo da Vinci y el Renacimiento. En Suiza, por el contrario, tuvieron 500 años de amor, democracia y paz. ¿Y cuál fue el resultado? El reloj de cucú..."

"Entonces yo creo que tiene una producción ahora después de lo que ocurrió, pero también si visualizamos bien, creo que también Oaxaca es una ciudad con una peculiaridad muy distinta al de Monterrey pero que también ha sido muy golpeada ahí por la corrupción pero también tiene como 5 ó 6 películas aquí. Para mí más allá de Monterrey y de este orgullo regio, es que se está abriendo el panorama del cine fuera de la CDMX. En la CDMX sigue habiendo cineastas y grandes cosas pero si vemos ahora que en la selección de un festival muy interesante como éste, Monterrey y Oaxaca tiene como 5 ó 6 producciones, pues ahí hay algo que se está haciendo bien en la apertura o la propia energía de todos estos creadores de estas orillas del país".

– El lunes 21, mismo día que se estrena La paloma y el lobo y Ya no estoy aquí en competencia de Morelia, se estrena en exhibición la comedia Cindy la regia, basada en el personaje creado por Ricardo Cucamonga. 

La fiera y la fiesta de Israel Cárdenas y Laura Amelia Guzman fue seleccionada para competir en el Festival de Los Cabos 2019. Esta cinta se estreno en el pasado Festival de Berlín. 

– Ale García Guzmán es coproductora de Esto no es Berlín, que también compite en la Selección Oficial. Y claro, también es de Monterrey. 

 

Fotograma de 'Ya no estoy aquí' filmada en Monterrey y Nueva York.

facebook Tweet
Links relacionados
Te recomendamos
Back to Top