Mi cuenta
    ‘La purga por siempre’: El miedo de Tenoch Huerta y los secretos detrás de las armas, trampas y máscaras
    Por Jorge González — 3 jul. 2021 a las 17:00

    La violencia en 'La purga por siempre' fue adaptada al estilo mexicano y del viejo oeste, al igual que todos los elementos que derraman y salpican de sangre esta nueva entrega. Conoce los detalles y un miedo de Tenoch Huerta en sus escenas de acción.

    Adela (Ana de la Reguera) y Juan (Tenoch Huerta) huyeron de México y se fincaron en El Paso, Texas, lo único complicado a partir de ahora será sobrevivir a las purgas anuales y estar tranquilitos en los refugios para migrantes. ¿Qué podría salir mal? ¡Absolutamente todo! En La purga por siempre, que ya puedes ver en tu cine favorito, el par de mexicanos se visten de héroes, toman las armas más pesadas y se disponen a eliminar a los desagradables supremacistas que van detrás de ellos.  

    Tener a dos compatriotas, tres con el director Everardo Gout, como justicieros, exigió a la franquicia creada por James DeMonaco reformular coreografías y los juguetitos de defensa y ataque, basados en la personalidad, idiosincrasia y bravura de nuestra gente, empezando por Adela, una ex autodefensa amante de los encuentros cuerpo a cuerpo y hábil con las glocks, la primera persona emboscada por el grupo enmascarado y atrapada en la máquina de Goldberg, un dispositivo enfermizo de reacción en cadena, creada para perforar la cabeza o rostro de la mexicana.

     

    La caja parece ser algo violenta y peligrosa, pero estaba perfectamente diseñada para ser un instrumento de tortura y del que pudieras sobrevivir. El resultado fue convincente, al final, la intención de esta película es provocar miedo y tensión en plena luz del día, y para los asesinatos, nuestras partes favoritas, la oscuridad fue nuestra aliada; quitamos los saltos del género de terror por emboscadas sorpresa y momentos de fortuna seguidos de lo inevitable”, dice Zak Knight, coordinador de efectos especiales para esta quinta entrega.

    También es la primera vez en la historia de la saga que los actores se someten a entrenamientos con escopetas, pues a nivel cultural y social es de las más usadas en ranchos y fronteras a manera de defensa personal y territorial.  Una shotgun es demoledora, más violenta y escandalosa a la hora del impacto, igual que la magnum .357 usada para matar al dueño del rancho, Caleb (Will Paton), al inicio del filme. Aunque esta escena es algo churra porque esa pistola tiene el poder para reventar cráneos y órganos, y en la ejecución ficticia a penas le hace un hoyo discreto en la frente. 

    Sin embargo, las metralletas AR-15 continúan como el fuego predilecto de la defensa. Vemos a Adela empuñar una y observar desde la mira el transitar de un camión blindado advirtiendo su inmisericorde actuar, después, Juan dispara y repele a los racistas en las calles de El Paso. Los purgadores también usan lanzallamas y circulan en Jeeps con la madre de todas las ametralladoras, la Browning M2, cuyo impacto en cadena deshace anatomías en segundos; AK-47, rifles Winchester 30-30, bombas, machetes y bates.

    Muchas ideas retorcidas, altos calibres, 200 extras, 10 explosiones y balas de salva regadas por todos lados, pero, ¿alguien, Everardo, DeMonaco o Jason Blum (productor) pensó en la tranquilidad de su protagonista? Porque Tenoch, quien últimamente trae el manto de la justicia bien puesto (se rumora será el atlante Namor en Black panther 2), ¡le tiene miedo a las armas, no importa que sean falsas, le aterran! Durante la promoción de esta película compartió el secretito y la fórmula para realizar escenas de acción: entra en modo actor profesional, toma el calibre, jala el gatillo, salpica sangre y todo el numerito, después deja el arma en su sitio y la única manera de bajar la tensión, el miedo, la adrenalina y nervios, es yendo por un cafecito y una buena charla. 

    Otros de los emblemas de la saga de La purga son las máscaras ocultando el rostro de una moral perdida la noche fuera de la ley. Para este capítulo, Everardo aportó ideas para que se concentraran en el aspecto de los forajidos del viejo oeste y en tradiciones mexicanas. El resultado se puede ver en pantallas: sombríos encapotados con marcas vaqueras, paliacates, capuchas de bandido y la aparición de algunas clásicas tapas con tiernos y tenebrosos animalitos, un cliché ya de las películas con asesinos retorcidos, basta con recordar historias como You're next y Saw, con la icónica cabeza de puerco. 

     

    Así fue como el concepto violento y de acción latina se construyó, por eso Jason Blum está bastante contento con lo logrado por los mexicanos en su franquicia y con la crítica lanzada hacia las minorías racistas al interior de su país. Y, ojo, si eres algún director o productor y tienes en la mira a Tenoch para ser el justiciero, príncipe de la Atlántida o salvador, él se rifará como los grandes, sólo no te olvides ponerle un buen café para relajarse tras los rodajes de escenas a mano armada. A la fecha, la franquicia de horror ha recaudado una taquilla mundial de más de 450 millones de dólares, aunque falta sumar el tiempo de exhibición de la nueva parte. 


     

     

     

    facebook Tweet
    Te puede interesar
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top