Mi cuenta
    Aquellos que desean mi muerte
    Críticas
    2,0
    Pasable
    Aquellos que desean mi muerte

    Un precipicio hacia enfrentamientos entre el hombre y la naturaleza

    por Rubén Peralta Rigaud

    Taylor Sheridan surgió como un nuevo y emocionante talento como guionista a mediados de la década de 2010; su primer libreto: Sicario (2015). Fue un actor de televisión que apareció en series como Sons of Anarchy y Veronica Mars, y dio a conocer al mundo su estilo único y perspectiva de la vida en la frontera americana moderna. Su trilogía no oficial sobre dicha frontera, que incluye la ya mencionada SicarioHell or High WaterWind River (que también dirigió), es un ejercicio impresionante de combinación de las convenciones del neo-western y del thriller policíaco, con su característica garra e intensidad. Su escritura aporta una verdadera sensación de autenticidad con sus presentaciones de estos duros entornos del Oeste como personajes propios, a la vez que presenta personajes humanos que no suelen ser representados en el cine con una sorprendente cantidad de alma.

    Naturalmente, el hecho de que Sheridan vuelva a su terreno de juego como escritor y director para una adaptación de la novela del autor de best Sellers, Michael Koryta, sobre la redención, la supervivencia y la confrontación con los elementos en los bosques de las montañas de Montana parece que debería ser un éxito. Sin embargo, Aquellos que desean mi muerte, a pesar de tener todos los ingredientes para ser un thriller atmosférico de alta intensidad, lamentablemente, es un desastre.


     



    El guion parece el esbozo de una historia con mucho más potencial, los guionistas Michael Koryta (en cuya novela se basa la película), Charles Leavitt y el director Taylor Sheridan no se molestan en rellenar los huecos. Esto no es más que una historia de persecución, en la que dos asesinos sociópatas (cuya crueldad e inteligencia disminuyen según lo requiera la trama) persiguen a un hombre, que sabe algo que el jefe de los asesinos no quiere que se haga público, y al hijo del susodicho, que sabe tan poco como nosotros sobre lo que sabe el padre, aunque los asesinos no lo saben ni les importa. Por otra parte, en esta historia hay una bombera traumatizada que falló a un trío de niños durante un incendio forestal y no ha asumido la tragedia, así como un ayudante del sheriff, que está emparentado con los perseguidos por matrimonio y podría ser su última esperanza de supervivencia, al fin y al cabo, el policía dirige un campamento de supervivencia.

    Las líneas generales de esta historia, que tienen que ver sobre todo con la trama en constante movimiento, son en su mayoría acertadas, pero el guion acaba más o menos con esas líneas. Podemos percibir el toque de Sheridan en algunos de los diálogos más sencillos pero estilizados, así como en la puesta en escena de su acción, a veces brutal. Esas pequeñas pepitas de ingenio y tensión no son suficientes para llevar a cabo lo que parece un borrador, llevado a la pantalla demasiado pronto.

    La historia comienza con la bombera Hannah (Angelina Jolie), que lucha contra los incendios forestales lanzándose en paracaídas sobre las llamas. Una pesadilla le proporciona su historia de fondo: un incendio que se salió de control y tres niños atrapados entre las llamas, fuera de su alcance. Desde entonces, Hannah se ha deprimido hasta el punto de ser casi autodestructiva, trata de ocultarlo, bebiendo y riendo con sus compañeros bomberos, pero el ayudante del sheriff local Ethan (Jon Bernthal), que una vez salió con ella, puede ver lo que intentaba hacer al abrir un paracaídas en la parte trasera de una camioneta a toda velocidad.


    Angelina Jolie protagoniza 'Aquellos que desean mi muerte.


    Mientras tanto, en Florida, Jack (Aidan Gillen) y Patrick (Nicholas Hoult) asesinan a un fiscal del distrito y a su familia, haciendo que parezca un accidente. La noticia llega a un hombre llamado Casserly (Jake Weber), que empieza a ver que la gente le mira fijamente mientras lleva a su hijo Connor (Finn Little, en una actuación bastante impresionante) al colegio. El padre decide que no es seguro estar aquí, así que inicia el largo viaje con su hijo para llegar a su cuñado Ethan en medio de la nada, en el Oeste.

    Hay una admirable sencillez en las preocupaciones de la propia trama, que ofrece poca información sobre lo que sabe Casserly (algo relacionado con la contabilidad), lo que significa (algo ilegal) o por qué los dos asesinos, contratados por un tipo duro con traje interpretado por Tyler Perry, quieren que el hombre y su hijo mueran. El guion no se detiene a explicar esos detalles sin importancia, porque sabe que no lo necesita. Tampoco se detiene, por desgracia, en mucho más.

    El padre y el hijo están huyendo. Hannah es reasignada a una torre de bomberos en medio del bosque, donde pasará mucho tiempo a solas con sus pensamientos cargados de culpa (esto parece un error de juicio burocrático, especialmente cuando Hannah bromea con el ayudante del sheriff sobre que podría saltar desde la alta estructura). Ethan tiene unos breves, pero dulces momentos con su esposa embarazada Allison (Medina Senghore), y casi inmediatamente, los dos asesinos tienden una emboscada a Casserly y Connor. El niño escapa y se encuentra con Hannah, que promete protegerlo; cuando lee una carta del padre en la que describe lo que ha encontrado y quién está detrás de su hijo, Hannah decide que ella y Connor deben llegar a un lugar más seguro y con mucha más ayuda.


     



    Todo es una larga persecución, salpicada de momentos de amenaza, violencia y desastres naturales (los asesinos prenden fuego al bosque, lo que casi parece una nota a pie de página en la historia hasta el clímax). Hay algunas escenas inteligentes, como cuando Ethan tantea el terreno con los asesinos, tratando de determinar si es un hombre muerto ahora o si posee alguna ventaja con ellos.

    El guion también contiene algunas escenas de acción aparentemente sin sentido, como cuando Hannah y Connor tienen que correr por un campo abierto durante una tormenta eléctrica (para luego volver al punto de partida, lo que hace que toda la expedición parezca inútil), y un número cada vez mayor de enfrentamientos y peleas, en los que al menos uno de los participantes pierde la mayor parte o toda la comprensión de su entorno, de sus oponentes o de lo que está en juego (los asesinos, en particular, se vuelven tontos con respecto a sus anteriores formas cruelmente calculadoras). Dicho esto, el compromiso de Sheridan con la autenticidad es lo que le hace destacar y realmente cumple esa promesa en términos de producción, incluso cuando se le da un presupuesto significativamente mayor que su último esfuerzo como director, Wind River.


    'Aquellos que desean mi muerte' es dirigida por Taylor Sheridan.


    Aunque la película contiene algo de fuego CGI, Sheridan y su notable equipo de diseño de producción construyeron un set de bosque de 300 acres en medio del desierto de Nuevo México para asegurar que los efectos del fuego fueran reales. No se puede negar que la dedicación a la construcción de un bosque entero sólo para quemarlo es una hazaña increíblemente ambiciosa y admirable para una película de estudio de hoy en día, pero el sentido del entorno y cómo se representa en Aquellos que desean mi muerte cae frustrantemente en comparación con sus trabajos anteriores. Dado que la mayor parte de la épica persecución por los bosques tiene lugar de noche, es muy difícil hacer que el entorno sea distinto y táctil en la pantalla. Las tomas de los extensos montes de un bosque interminable dan una idea de lo vasto e imprevisible que es el entorno, pero las localizaciones sobre el terreno dan la sensación de que toda la persecución se circunscribe a la misma milla cuadrada de bosque.

    Si la película se tomara un tiempo para respirar con estos personajes, estas lagunas lógicas no habrían importado tanto. En cambio, Aquellos que desean mi muerte dejan la sensación general de que la historia se precipita constantemente hacia una serie de enfrentamientos entre el hombre y la naturaleza, dejando espacio para poco más de importancia.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top