Mi cuenta
    Mamma mia! Vamos otra vez
    Críticas
    2,5
    Regular
    Mamma mia! Vamos otra vez

    Aunque innecesaria, resulta más divertida para aquellos que disfrutaron la original

    por Rubén Peralta Rigaud

    La historia inicia algún tiempo después de los eventos de la primera: La joven Sophie (Amanda Seyfried) se ha hecho un poco mayor y quiere honrar  a su difunta madre Donna ( Meryl Streep) reconstruyendo el hotel en la isla griega donde esta creció. Sin embargo, luego de mucho trabajo, la apertura está aparentemente destinada al fracaso. MIentras, nos enteramos a través de flashbacks a 1979,  cómo Donna llegó a Kalokairi y cómo nació aquella enredadera de descubrir quién es el verdadero padre.

    El éxito de Mamma Mia! incitó a los productores a pensar en una secuela/precuela juvenil centrada en el personaje interpretado por Meryl Streep, quien es intepretada correctamente por Lily James. Sin embargo, tratando de recrear la magia de ABBA (basándose en un guión original coescrito y dirigido por Ol Parker), Mamma Mia! Vamos otra vez, no repite la misma simpatía que despertó la entrega de 2008. Falla en insertar naturalmente las canciones y forza su dirección para justificar el uso de aquellas que no se usaron anteriormente.

    A eso se le suma la baja energía que se relaciona principalmente con una atmósfera melancólica, contrastantes con los hermosos paisajes de la isla y la calidez de algunos de los diálogos. Entendemos que su propósito es llenarnos de ritmos lúdicos y unificadores pero estos pasan abruptamente de la alegría a las letras tristes. Es cierto que la lista de canciones de ABBA están teñidas de letras así, pero un pobre uso de la edición y la continuidad opaca el intento de mover sentimientos inspiradores. 

    Mamma Mia! Vamos otra vez marca la reunión entre Meryl Streep y Cher 36 años después de Silkwood. Las dos actrices estadounidenses hacen una breve aparición en esta secuela, y esa es una de las grandes aportaciones de este filme. También la aparición de Andy García en su primer papel en una comedia musical. Incluso un par de números con Amanda Seyfried son sumamente divertidos. 

    Con un estilo muy norteamericano, este musical, a pesar de todo, te permitirá pasar un rato agradable, básicamente por la implementación de las conocidas bandas sonoras y sus bailes. Claro, si eres incondicional de la cinta anterior y del género, no tendrá desperdicio.

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top