'Run': Lo bueno y lo malo de la serie completa de HBO
Por Iván Romero — 27 may. 2020 a las 20:03
facebook Tweet

'Run' prometía ser una de las series más encantadoras del 2020, pero nos quedamos con un sabor agridulce con la producción de HBO.

Run fue creada por Vicky Jones (colaboradora de Phoebe Waller-Bridge en varios proyectos) y llegó a HBO con altas expectativas, tan solo por saber que Waller-Bridge se encontraba detrás de la serie, aunque en realidad sólo funge como productora y hace un personaje especial en los últimos dos episodios.

En pocas palabras, Run sigue a Ruby Richardson (Merritt Wever) y Billy Johnson (Domhnall Gleeson), un par de exnovios que se prometieron que si en algún momento de sus vidas uno le enviaba al otro un mensaje con la palabra “Run” y el receptor respondía con la misma palabra, se iban a ver en una estación de tren a determinada hora, con un rumbo fijo, sin importar lo que suceda en su entorno.

 

Indudablemente suena romántico y tiene cierta reminiscencia a la trilogía Before de Richard Linklater, especialmente su primera parte: Antes del amanecer (1995), en la que dos extraños: Céline (Julie Delpy) y Jesse (Ethan Hawke) se conocen en un tren y pasan un entrañable día en Viena, Austria, para finalmente tomar su camino por separado. Las comparaciones se dejaron venir, también porque los protagonistas de Run son dos brillantes actores, cuya sensibilidad y trabajo previo no los perfilaban para ser la pareja de un gran romance en pantalla y esto es justo un aliciente para el público. Se salen de los estereotipos.

'I Know This Much Is True': Los Birdsey y los hermanos más emblemáticos de HBO

A Merritt Wever recientemente la vimos en Historia de un matrimonio de Noah Baumbach, en un papel de soporte; además, estuvo al lado de Toni Collette en la serie Unbelievable. Su carrera ha sido larga y destacada, pero al parecer apenas se están fijando en ella para encabezar proyectos como este. Por otro lado, Domhnall Gleeson ha protagonizado varias películas de culto como Ex Machina, Cuestión de tiempo y ha formado parte de franquicias como Harry Potter y Star Wars, por lo que su cara es más conocida por el público.

Sin embargo, sus personajes: Ruby y Billy no han provocado la empatía que esperábamos y es porque, a pesar de ya ser unos adultos y de tomar decisiones cuestionables, el guion no permitió que los conociéramos del todo: son contradictorios, infantiles, impulsivos e irritantes; especialmente Ruby, quien de su lado tiene una familia esperándola en casa, dos hijos y un esposo. En ciertos momentos se deja entrever lo sola y atrapada que se siente en su matrimonio, pero sólo queda ahí, sin profundizar y lo que terminamos por ver es a un personaje desdibujado, aunque el desempeño de Wever (a quien también vimos en Godless y Diré tu nombre) sin duda es bueno.

¡HBO Max estrenará el Snyder Cut de 'Liga de la Justicia'!

Gleeson (a quien también ubicamos por Barry Seal y Las reinas del crimen), es quien tiene un papel mucho mejor construido, quizá con un bagaje emocional menos visible que el de su contraparte femenina, pero mucho más decidido y del que quizá no necesitamos saber tanto, porque lo que está planteado es casi suficiente para conocerlo. Si tuviéramos que elegir, podemos decir que durante los siete episodios la serie es de Domhnall.

Pulsa SIGUIENTE para seguir leyendo…

facebook Tweet
Te puede interesar
Te recomendamos
Back to Top